11 consejos para gestionar mejor el tiempo desarrollando software

gestión de tiempo programadores

La cantidad de destrezas y habilidades que tiene que tener un desarrollador de software es interminable. Pero los desarrolladores que verdaderamente llaman la atención de los empleadores, son los que han aprendido a dominar la gestión del tiempo.

Saber como gestionar bien el tiempo no es fácil, y se necesita auto-disciplina para utilizar el tiempo de la forma más valiosa, fiable y eficiente posible. Esto es aplicable a los profesionales de cualquier industria, y cuanto mayor sea tu posición y más desafiantes tus tareas, más importante resulta tener una gestión de tiempo óptima.

En la empresa de software en la que trabajo, siempre hay miles de cosas pasando a la vez. Los responsables de desarrollo de software deben saber mantenerse a flote para triunfar, y lo mismo sucede con cualquier desarrollador o miembro del equipo de programación.

En este artículo repasaremos 11 consejos para gestionar mejor el tiempo desarrollando software, para ganar en rentabilidad empresarial y en felicidad personal.

#1 Fija un plan

La planificación lo es todo en la vida. Siempre hablamos de esto a la hora de crear software: el 80% de tu energía se va en investigar y analizar, y el 20% en hacer el trabajo real. El tiempo que le dediques a la planificación no consume tanto tiempo, es igual de importante que toda la investigación y el análisis que haces a la hora de desarrollar software.

Hay muchas personas que se planifican el tiempo a primera hora de la mañana, viendo qué tareas importantes tienen que completar ese día. Otra opción más eficiente es planificar el día la tarde anterior antes de dejar la oficina, así al día siguiente cuando llegues ya puedes poner toda tu energía en hacer las cosas, sin dedicarle esfuerzo a planificarlas.

Lleva una agenda física, una hoja de cálculo, un software tipo to-do-list, el medio da lo mismo. Gestiona las inevitables interrupciones con sentido, y solo atiende a lo urgente: una reunión de emergencia con un cliente o un asunto personal que no puede esperar, pero vuelve a tu lista de tareas lo antes posible y pon toda tu energía en completarla.

#2 Ponle prioridad a tus tareas

Ahora que ya te has puesto el día anterior a enumerar las tareas, fija la prioridad de las mismas siguiendo un criterio de dificultad. Normalmente el día anterior ya puedes ordenarlas por orden de dificultad, poniendo la más difícil en primer lugar. Yo siempre intento hacer 5 tareas diarias que van bajando en dificultad a medida que avanza el día. Si arrancas el día haciendo primero las cosas sencillas lo normal es que no llegues con la suficiente energía para afrontar las tareas más arduas luego y al final las acabas posponiendo…

Si eres una persona que alcanza el pico de energía por la tarde (son menos pero existen…), ordena tus tareas acorde a tu ritmo. Pero para el resto de los mortales, que solemos estar más frescos por las mañanas, lo mejor es acometer las tareas más difíciles pronto en el día. Siguiendo esta norma serás capaz de duplicar tu productividad en muy poco tiempo. ¡Inténtalo y verás!

#3 Divide las tareas grandes en sub-tareas

Si tienes que hacer algo que toma muchas horas o quizás días de trabajo, como tener que programar un algoritmo que te va a tomar 30 horas, lo mejor es dividir la tarea en micro-tareas y destinarle una hora o dos cada día a ese proyecto. Así, tu mente no se agota y evitará que tengas un sentimiento de fracaso si no eres capaz de rematar la tarea en esas 30 horas seguidas. Lo normal es que dedicándole 30 horas en 15 días en tramos de 2 horas, termines la actividad con éxito ya que son horas de máxima energía y concentración.

#4 Delega cuando sea necesario

No te engañes, si alguien en tu equipo puede hacer una tarea mejor y en menor tiempo que tú, pídeles que la hagan. Todos tenemos destrezas que nos diferencian, y cuando todo el mundo trabaja al unísono, las cosas ruedan mucho más fácil. Asegúrate de que los demás cuenten contigo para que desarrolles tus habilidades que te hacen diferencial.  Este consejo no solo te hará gestionar mejor el tiempo a ti, sino también el de la empresa.

#5 Planifica periodos de ruptura

Este consejo es muy importante. Planifica periodos que te permitan romper con la actividad para leer emails o mensajes instantáneos. Y si eres responsable, usa este periodo para celebrar reuniones exprés (7-10 minuto máximo). A no ser que algo sea extremadamente importante, puede esperar a tratarse en este periodo disruptivo. En los demás momentos elimina las notificaciones, cierra el email y demás para no tener la tentación de ir a verlo.

Muchas personas se fijan dos periodos de ruptura al día, uno a media mañana y uno a media tarde, para contestar emails y dudas de los compañeros. Por lo general solo me toma 15 minutos de media cada periodo que le dedico a esto, así que piensa cuánto tiempo se pierde si permites que te rompan el ritmo de trabajo en cualquier momento sin estos periodos de ruptura.

aplicaciones, empresa, a medida

#6 Planifica un tiempo de parada diario

También es recomendable reservarse un poco de tiempo para uno mismo durante la jornada laboral, ya sea salir a dar un paseo de 10 minutos al aire libre o desconectar de la pantalla del ordenador para ojear un libro o una revista. Siempre me planifico tiempos de parada, nunca me salto la comida a no ser que tenga que cumplir con un plazo imposible, o si tengo una reunión con cliente procuro hacerla a la hora de comer para asegurarme de que salgo un rato de la oficina.

#7 Rehuye de hacer multi-tareas

Muchas personas se vanaglorian de su capacidad de hacer varias tareas a la vez, pero cuando la mente salta de un tema a otro, toma unos 15 minutos volver a enfocarse plenamente de nuevo en la tarea que estabas haciendo.

Hacer multi-tareas nubla la concentración ya que se pierde mucha energía al volver a enfocarte en las tareas. Es mejor mantenerse focalizado en una única tarea durante el tiempo que le has asignado, y luego pasa a la siguiente.

#8 Trabaja tu disciplina

Trabaja tu disciplina todos los días. Esto incluye temas no relacionados con el trabajo que te ayudarán a estar más sano y ser más productivo. Por ejemplo, procura por lo menos comer sano y dormir lo suficiente, ya que te ayudarán a controlar el estrés.

Mantente alejado de las distracciones, redes sociales y plataformas de venta online por citar dos roba-tiempos, pueden restarle mucho tiempo a tu trabajo, destrozando tu productividad.

# 9 Prepara las reuniones con antelación

Revisa las actas, lleva preparadas tus intervenciones y no te salgas de los puntos del día. Si todos lo hiciéramos, las reuniones tendrían mejor reputación y todo el mundo acudiría feliz. Si llevas tu parte preparada le haces un favor a todo el mundo. Piensa que las reuniones de una hora entre ocho personas son ocho horas de trabajo real que se van por la borda.

 # 10 Comunica tu forma de organizarte

Si tus compañeros saben que tienes un plan para gestionar mejor tu tiempo , que tienes momentos para atender preguntas, momentos para ir a reuniones y momentos de concentración total, y que son importantes para ti, verás como el propio entorno te ayuda en el proceso y evita hacerte perder el tiempo. Pero para ello todos tienen que ser plenamente conscientes de tu plan, y tus horas. Al principio cuesta, pero si eres constante al final todos se adaptan ya que a nadie le gusta tener la sensación de estar molestando o distrayendo a un compañero.

# 11 Sé feliz

Sé feliz, no productivo. Esto quiere decir que el principal motivo que hay detrás de gestionar bien el tiempo es tu bienestar personal. Trabajar vas a tener que trabajar igual, a no ser que te toque la lotería o algo por el estilo, y ya que estás, organízate, completa tus tareas, y gana tiempo para ti. Evidentemente tu empresa lo va a agradecer, pero la felicidad de tener más tiempo para uno es algo no tiene precio.

El éxito se puede medir de muchas maneras, desde crear un software líder del séctor hasta tener una empresa de desarrollo que facture millones de euros, pero la mayoría de estos casos de éxito van ligadas a una gran gestión del tiempo. Si quieres que bajen tus niveles de estrés y ver una mejora en tu rendimiento, usa estos consejos y síguelos con rigor.

Este artículo 11 consejos para gestionar mejor el tiempo desarrollando software es original de Velneo.