7 consejos empresariales para desarrolladores de software

#1 Domina el marketing y las ventas

Un desarrollador con habilidades de marketing puede crear productos y obtener ingresos muy por encima de sus habilidades como programador en sentido estricto. Digamos que sólo entre un 20% y 40% del éxito de una empresa de software depende directamente de la actividad de desarrollar software. Un desarrollador de software con un código excelso y software completísimo pero sin clientes es sólo un desarrollador de software, no un negocio ni una empresa. Un empresario con muchos clientes potenciales pero sin software/producto sí está en el mercado.

Tu marca, reputación y propiedad intelectual son 100 veces más valiosas que cualquier software o proeza técnica. El software y el trabajo técnico son relativamente baratos y replicables. No pueden ser la base de tu negocio porque alguien puede venir y clonar tu producto después de que tu hayas hecho el trabajo duro de introducir un producto innovador y de establecer/educar el mercado. Si otro producto tiene sólo la mitad de la funcionalidad que el tuyo, pero un marketing más efecrtivo, es más que suficiente para que tener más éxito que tú.

#2 Entiende a tus clientes

La mayoría de las empresas fracasan porque construyen algo que nadie quiere.

Conoce bien a quién le estás vendiendo y qué problema estás resolviendo para ellos antes de desarrollar algo. Olvida el código, encuentra el mercado primero. Habla con tus clientes. Lo ideal es que  intentes resolver con software un problema propio que sea recurrente en el mercado, o en otras palabras, un software que resuelva un problema del que tú seas mercado objetivo junto con muchos otros. Si tú no eres público objetivo del producto que vas a crear, necesitas encontrar y contratar a un responsable de producto que sí conozca a fondo la problemática que se quiere resolver antes de la creación del MVP (producto mínimo viable).

#3 No te dejes seducir por la tecnología

A veces los desarrolladores no nos damos cuenta de que las partes más difíciles de iniciar y hacer crecer un negocio no tienen nada que ver con el código o la pila de tecnología que se elija. El Marketing y las Ventas, conseguir y retener clientes, y todo lo demás en el medio es mucho más difícil de sostener a medio plazo que escribir código.

A los clientes no les importa que tu nueva tecnología sea brillante y novedosa, lo que les importa es que resuleva su problema. A menudo, muchos desarrolladores-empresarios te argumentan que es mucho más fácil hacerlo con una tecnología antigua y probada (hay muchos casos en el mercado de tecnologías obsoletas que se siguen usando para nuevos desarrollos), porque las nuevas tecnologías cambian rápidamente, son menos estables, tiene menos recursos de aprendizaje y menos desarrolladores.

Aquí lo importante es concentrarse en ser diferencial y ofrecer ventajas competitivas a tu público objetivo, siendo lo más estándar posibles en todo lo demás (cloud, multi-plataforma, multi-dispositivo, etc.).

#4 Aprende a delegar

Imagina que escribes una demanda de empleo de ti mismo para cada uno de los trabajos que tiene que hacer la empresa y contempla detenidamente por qué diablos te contratarías a ti mismo para cada trabajo.

El tiempo que le dedicas a una tarea es valioso, el tiempo que dedicas a ella es tiempo que no puedes dedicarle a otra cosa. Así que concéntrate en hacer las cosas en las que eres mejor y en las que superas a todos lo demás.

Determina exactamente qué tareas hay en la gestión de tu negocio en las que tú no eres un experto, tales como contabilidad, ventas, administración, etc… y contrata a personas para que hagan esas partes por ti.

#5 Establece objetivos de ingresos

Planifica la rentabilidad, establece metas y se realista sobre si las estás logrando con éxito. Si no lográs tener la rentabilidad deseada, quizás tienes entre manos un buen proyecto personal, pero no una empresa viable.

Un objetivo que se suele usar en la industria del software como orientativo para saber si una empresa va a ser rentable a medio plazo es que se obtengan unos ingresos mensuales de 10.000 € en un plazo de tres meses tras el lanzamiento (esto es básicamente un límite de rentabilidad para un pequeño equipo de 2 a 4 personas, más un poco de dinero extra para reinvertir en la empresa).

Si se puede conseguir esa rentabilidad, entonces es que o el producto, el mercado objetivo o el equipo necesita ser revisado. No es un objetivo difícil, pero es una gran manera de enmarcar económicamente el lanzamiento del producto obligándote a hacer preguntas difíciles sobre lo que estás haciendo.

También es útil como criterio de fijación de precios desde el principio. Si tienes muy pocos clientes, ellos tendrían que pagar lo suficiente para que llegues a 10,000 € en 90 días. Si tu producto no vale tanto, entonces necesitas ampliarlo o mejorarlo. Es mejor superar este escollo desde el principio. Si sientes que no puedes hacer 10,000 € de ingresos recurrentes mensuales en un periodo de tres meses por tu cuenta, entonces probablemente necesites encontrar un cofundador que pueda ayudarte a conseguirlo. Así, además, ya puedes calibrar las expectativas del cofundador también en base a tu experiencia.

#6 Crea un MVP

Desarrolla la versión viable más pequeña de tu producto y pruébalo lo antes posible, ponlo a disposición de los clientes lo antes posible y pídeles que le paguen.

A menudo, todo lo que necesita es una página web de destino para medir el interés. Crear un sitio web estático describiendo el problema y la solución, con un registro, utilizando Google Adwords y Analytics.

Sáltate todo lo que no sea esencial al principio. Concéntrate en las características clave por las que los clientes pagarán. Te parecerá incompleto y roto, pero sólo está roto si no puedes conseguir clientes. Cuando encuentres la fórmula correcta para el producto y necesites escalar, probablemente necesitarás refactorizar o reescribir grandes partes del código de todos modos, pero ya sabiendo que el producto funciona el trabajo se lleva de otra forma.

Haz cosas que no escalen. No pruebes tu MVP pensando en el futuro, sólo hágalo para que puedas validar que tu producto tiene un mercado real más allá de tus cuatro paredes.

#7 Otros consejos importantes

  • Es importante ser bueno en hablar con la gente y establecer contactos.
  • Una buena reputación y el boca a boca es mejor que comprar el lugar #1 en Adwords.
  • “Despida” a los clientes malos. No valen la pena el estrés, la frustración y el costo de oportunidad.
  • Aprende a decir “no” a las peticiones que no encajan.
  • No te olvides de cuidarte.
  • Es una maratón, no una carrera. Dormir, hacer ejercicio, comer alimentos saludables.
  • Se paciente. Tomará más tiempo de lo que crees.
  • Trabaja en tu proceso. Hacerle una hora de trabajo de cliente te permite ganar una hora de ingresos. Mejorar los procesos de tu empresa puede hacerte ganar un gran múltiplo de eso.
  • Descubre cómo venderle una y otra vez a los mismos clientes. La primera venta es la más difícil, por lo que puede “rebajarla”, y hacer la mayor parte del dinero en el futuro con ese mismo cliente.
  • No dejes que un solo cliente represente más del 10% de tus ingresos. Si ese cliente se va, estarás en una situación penosa.
  • Los bancos te prestarán dinero cuando no lo necesites y no te prestarán dinero cuando sí lo necesites. Solicita un préstamo o línea de crédito cuando tenga dinero en efectivo para tener un fondo por si las cosas se tuercen.
  • No contrates demasiado rápido. Intenta conseguir 3 meses de nóminas en el banco antes de proceder a la siguiente contratación.
  • Crea productos sencillos que hagan una cosa bien.
  • No aceptes dinero de nadie que no pueda permitirse invertir mal.
  • No contrates a una empresa externa de “marketing”. Cobrarán por hacerte preguntas como’¿Qué crees que deberíamos hacer? Si el producto se posiciona bien con los clientes, tu sabes más de lo que la empresa de marketing jamás sabrá.
  • Los bugs (al menos los pequeños) no son un problema. No recuperarse lo es.
  • Empieza ahora, nunca te sentirás listo. Sólo arranca, aprende y repite. La acción es el rey.

 

Este artículo 7 consejos empresariales para desarrolladores de software es original de Velneo.